Tienes claro que quieres ayudar a más clientes en menos tiempo.

Hace tiempo que piensas en crear y lanzar tu curso online, pero por algún extraño motivo tu idea no se materializa y la tienes enquistada y dando vueltas por tu cabeza. 

Crear y lanzar un curso online es crecimiento tanto personal como profesional, visibilidad, autoridad, reconocimiento… Leído así acojona un poco, ¿verdad?

En el fondo es lo que todas queremos pero como nos cuesta salir del entorno seguro y conocido, entonces nos buscamos excusas tipo: aún no es el momento, no tengo tiempo, no tengo dinero, aún no sé lo suficiente… ¿te suena?

Puede ser que en algunos casos sea verdad, no digo que no, pero la mayoría de veces son excusas. Te lo digo porque yo lo he vivido en primera persona y lo veo muy a menudo en mis retos y desafíos.

Con tal de no afrontar la realidad, somos expertas nivel Dios en contarnos milongas y en vendernos unas motos que no nos compraría nuestra madre. Yo la primera ¡eh! que no soy Buda y tampoco me salvo.

En este post, además de explicarte por qué procrastinas y cómo dejar dejar de hacerlo, te doy 3 tácticas que te ayudarán a ponerte en marcha para que crees y lances tu curso online en el menor tiempo posible.

¿Lista?  

¡Manos a la obra!

¿Qué significa procrastinar? 

Primero de todo veamos qué es procrastinar o lo que es lo mismo, perder el tiempo o no aprovecharlo al máximo. Como yo por ejemplo, que antes de ponerme a escribir este artículo he pasado el aspirador, me he limado las uñas y he entrado 10 veces en instagram.

Procrastinar es no hacer cosas que sabes que tienes que hacer y hacer otras menos importantes o más agradables. 

La mayoría de veces procrastinamos por miedo. El tiempo se descontrola, se nos va de las manos y entonces es cuando no nos da la vida para todo lo que tenemos que hacer.

Alteramos el orden de nuestras prioridades para no afrontar aquello que nos da miedo. 

En el terreno en el que yo me muevo (lanzamientos y cursos online) uno de los miedos más habituales es el miedo a no dar la talla. Pensar que sabemos menos de lo que en realidad sabemos es el pan nuestro de cada día junto con el miedo a parecer cutre y el miedo a no cumplir las expectativas de los demás.

¡Ah! Y otro que se me olvidaba, el miedo a la tecnología. Mira, yo ya tengo más de 40, lo que significa que no nací precisamente con un ordenador debajo del brazo y aquí me tienes. 

En temas tecnológicos hay alternativas para todos los niveles de conocimiento y presupuestos. Para empezar con tus cursos online, yo siempre recomiendo que no te compliques la vida. Bueno, bonito, barato y pa’alante.

¿Cómo dejar de procrastinar y empezar a hacer las cosas? 

Digo cosas porque lo que te voy a contar a continuación, lo mismo sirve para un roto que para un descosido, o sea, que lo mismo te vale para un curso online que para un post en el blog o para redactar un email.

La respuesta a la pregunta anterior es sabiendo quién necesita lo que tú puedes ofrecer, que no es ni más ni menos que alguien que sepa menos que tú o que esté un paso por detrás en el camino. 

Para las personas que que están más adelantadas, tu trabajo será básico, pero siempre comparándolo con lo que ellas saben, nunca con lo que tú puedes aportar. Tenlo en cuenta.

Hemos venido al mundo con una serie de dones y talentos, que aunque a nosotras nos parezcan una tontería de lo evidentes y simples que son (para nosotras, matiz importante), pueden hacer mucho bien a quién los necesite. 

No te estoy diciendo que definas a tu cliente ideal, sino que pienses en qué tipo de persona puede necesitar «eso»que tú haces tan bien de forma natural. «Eso» que te sale solo y sin esfuerzo. «Eso» que es tan tú y que te define. «Eso» que no estás valorando y que tanto bien puede hacer.

Para mí la clave es enfocarnos en las personas que nos necesitan y a las que sí podemos ayudar

Enfocarte en las personas a las que sí puedes ayudar y dejar de lado a las que no (y me refiero a todas ellas, incluidas sus opiniones y sus expectativas), es lo que marcará un antes y un después en la vida de tu negocio.

Tenerlas siempre presente te va a dar la fuerza y el foco que necesitas para superar todos tus frenos, dejar de procrastinar (=hacer 1000 cosas a medias y nada bien) y ponerte manos a la obra con tus cursos online.

Hay algo que siempre debemos tener presente y es que ni nosotras ni nuestros cursos son para todo el mundo.

Además, las opiniones y las expectativas son de cada una de nosotras y responden a nuestro mapa mental, a nuestra interpretación, es decir, son totalmente subjetivas y no tienen por que representar a la otra persona. Esto grabado a fuego en el ADN. 🙏

Que haya personas a las que no les guste nuestro trabajo no significa que nuestro trabajo sea malo. Puede que esa persona lo encuentre básico porque no es consciente de lo que sabe (o no le da el valor que tiene) o puede que simplemente no esté en sintonía con nosotras y con nuestra forma de trabajar.

Y no pasa nada. Para gustos, los colores. Adiós muy buenas y chimpún.

Los dramas desenfocan y consumen mucha energía. Una vez pasado un tiempo prudencial, necesitamos volver a la normalidad y poner el foco de nuevo en esas personas a las que sí podemos ayudar.

Que esta sea tu nuestra frase de taza.

3 Tácticas para dejar de ser la procrastinadora del año y poner en marcha tu curso online

1. Cambia el enfoque.

Si sientes que aún no estás preparada para enseñar, prueba a cambiar el verbo enseñar por acompañar.

¿Verdad que ahora el panorama es totalmente diferente? A veces se trata solo de verlo desde otra perspectiva. Tampoco necesitas tener un montón de años de experiencia.

Da igual si creas un curso online, un curso con acompañamiento, un programa mentorizado o un programa con acompañamiento. Para mí es más de lo mismo. 

En mi opinión, la clave (y mi apuesta) es el soporte y el acompañamiento, o sea, que estés disponible para resolver las dudas de tus clientes y acompañarlos durante el proceso para que puedan conseguir los resultados que prometes con tu formación.

Obviamente tiene que haber implicación por la otra parte, sino es estar esperando que ocurra un milagro.

Al curso puedes ponerle la etiqueta que te haga sentir más fuerte y más segura. Barra libre. 

Los límites los pones tú. Tú decides dónde empieza y dónde acaba tu curso. Si hay algo sobre lo que aún no te sientes segura, no lo incluyas y chimpún.

Enseña y/o acompaña hasta donde te sientas cómoda.

2. Aterriza el temario de tu curso online 

Una de las cosas que más nos cuesta es sacar las ideas de la cabeza. Cuando lo hacemos, además de liberar espacio mental, les damos vida en la Tierra, en el plano material que es en el único lugar en el que pueden hacerse realidad.

El lío de ideas que tienes tampoco ayuda. Quieres ordenarlas y darles forma, pero no sabes por dónde empezar y te entran sudores fríos solo de pensar en ello. Alguna vez lo has intentado, pero a los 5 minutos te has sentido más perdida que un pulpo en un garaje.

via GIPHY

¿Sabes cuál es en realidad el problema? El problema es que aún no te has puesto en marcha (de verdad) y la solución es tomar la decisión de empezar cuanto antes.

Apúntate a mi reto y, en tan solo 7 días, ordenarás tus ideas y tendrás el temario de tu curso completamente estructurado, desde el primer módulo hasta el último.

¡Te espero con los brazos abiertos! 😍

3. Visualiza cómo te sentirás ayudando a tus clientes con tus cursos online

Sumérgete en la visualización y recrea la escena con todo lujo de detalles. Siente los olores, los colores, los sabores. Siente como se te ponen los pelillos como escarpias, las mariposas en el estómago… Todo.

¿Sabes qué pasa? Pasa que nos hemos acostumbrado a hacer este tipo de ejercicios, nos ponemos en modo automático y nos salen listas de la compra. Y de esta forma no le damos a nuestro cerebro motivación suficiente para que busque caminos que nos lleven a hacer realidad nuestros objetivos.

Así que ya sabes, a partir de ahora se acabaron las visualizaciones en modo lista de la compra.

Por último, la única responsable de tus resultados eres tú y cuanto antes lo asumas, antes conseguirás tus objetivos, sean del tipo que sean.

Si las cosas no van como a ti te gustaría, no le eches la culpa a suerte que nunca te acompaña, ni al universo que no cuida de ti, ni a tu competencia que lo hace mejor que tú, ni a tu familia que no te apoya porque la única responsable eres tú.

Solo tú puedes cambiar tus resultados.

Si llevas un tiempo pensando en crear y lanzar tu curso online y a día de hoy aún no lo has conseguido, es hora de ir asumiendo que lo que haces no funciona y pensar en otras opciones, ¿no crees?

Tienes ante ti un reto. Bueno, dos. El primero es crear tu curso online y el segundo es lanzarlo para que puedas llegar a todas las personas que necesitan tus dones y tus talentos para mejorar sus vidas.

Solo tienes que aceptar.

De ti depende.

Y cuando lo hagas, ¡compártelo!

Un beso enorme. Sònia.

¿Quién soy?

Soy Sònia Molinas y en mi blog comparto información sobre lanzamientos, cursos online y mentalidad.

Recuerda que hemos venido al mundo con una serie de dones y talentos que pueden hacer mucho bien a quién los necesite.