Seleccionar página

Este es el último post de la serie “cliente ideal”. En los dos anteriores te conté cómo definir a tu cliente ideal en 4 pasos, dónde localizarlo y qué hacer para llamar su atención.

Hoy te explico cómo conectar con tu cliente ideal. Sí, sí, esa persona que va a querer comprar tu curso en cuanto lo lances.

Quédate con esto…Conectar con las emociones de tu cliente es la clave.

Las emociones son poderosas.

Los clientes nos compran por lo que hemos vivido, tanto a nivel personal como a nivel profesional, no por lo que sabemos. Los conocimientos son necesarios, la experiencia es imprescindible.

¿Cómo conectar?

Pues conociendo a tu cliente ideal casi como si fuera tu hijo. Con tu hijo tienes esa conexión especial que, con solo una mirada, te permite saber si está contento, orgulloso, satisfecho, triste…

Con tus clientes viene a ser lo mismo.  A otro nivel, pero de base, es lo mismo.

Cuélate en su cerebro, ponte en su piel y descubre qué piensa, cómo se siente, qué desea, de qué tiene miedo, qué le preocupa, sus valores… todo.

Tu cliente ideal tiene valores similares a los tuyos, se parece bastante a ti y cómo estáis en la misma onda, el feeling que sentiréis hará que la charla fluya clara y sin interferencias.

Cuidado, que no estoy diciendo que te conviertas en un clon de tu cliente ideal.

Mantén siempre tu esencia y tu personalidad. No pierdas “eso” que te define como persona. Cuando tu cliente te contrate, te encontrará a ti y no a tu “yo inventado”.

Todos los textos que escribas deben ser un reflejo de ti, de tu forma de ser. Utiliza expresiones que sean “muy tú”.

Vamos con los pasos:

PASO 1: Identifica cómo te comunicas, tu forma de hablar.

Yo lo hago de dos maneras:

1. Cuando estoy charlando con alguien, intento estar pendiente y localizar las expresiones que van saliendo. Las hay que son “muy yo”.

Esta opción es un poco rollo porque tengo mala memoria, luego no me acuerdo y me da rabia. Podría parar la conversación para apuntar, pero no lo veo, no va conmigo…

2. He dejado de escribir en el grupo de WhatsApp de mi familia y en el de mis hermanas. Lo que hago es contestar con un audio y luego me escucho. Aquí sí que soy yo, yo. Seguridad y ambiente controlado.

Parece una tontería, pero no lo es. Pruébalo y verás lo que descubres.

PASO 2: analiza los testimonios y los comentarios de los blogs.

Tuyos, pero también de otros.  Investiga otros blogs, aunque sean tus competidores.

Tranquila, no es ningún crimen. Es más, puedes aprender mucho, sobre todo si están en un nivel superior al tuyo.

Lee los comentarios de los artículos. Descubrirás dudas, opiniones, intereses etc.

Sumérgete en los testimonios de servicios y productos para saber qué buscan los clientes, qué valoran, cómo se sentían antes y cómo se han sentido después.

Recuerda: anótalo todo, fíjate en las palabras y expresiones que utilizan, capta los sentimientos y las emociones.

Este testimonio es del curso “Triunfa con tu curso” de Vilma Núñez, consultora de marketing estratégico.

Este otro es del servicio “Días VIP” de Vivian Watson, coach y mentora de visibilidad para agentes de transformación.

Guarda todas las expresiones y palabras que puedan ayudarte a transmitir mejor tu mensaje. En el paso 3 veremos qué hacer con ellas.

Como ves, la información que se obtiene de los testimonios, no tiene desperdicio. 100% recomendable.

PASO 3: Redacta con tus expresiones y  las de tu cliente ideal en mente.

Cuando escribas para tus clientes hazlo desde tu forma de comunicar y busca cómo encajar las expresiones y palabras que has guardado en el paso 2.

Así conectaras tu personalidad con sus emociones, se identificarán contigo y se creará la conexión.

En esta parte no hay ejemplo porque es muy personal, muy de cada una. Hazlo a tu manera. Atrévete, no te arrepentirás.

Si te interesa el tema y quieres aprender más sobre cómo escribir siendo tú misma, te recomiendo el curso Hablando en Copy de María Bolívar. 100% personalidad y esencia.

¿Qué te ha parecido?  Me gustaría conocer tu opinión. Si tienes algo que añadir, por favor, no te cortes…

Gracias por haber llegado hasta el final. ¡Nos leemos en los comentarios!

Pin It on Pinterest

Share This