¿Te has preguntado alguna vez si es mejor enfocarse en conseguir seguidores en las redes sociales o centrarse en trabajar la lista de suscriptores?

Yo lo tengo claro.

Ten en cuenta que la lista, además de ti, es el mayor activo de tu proyecto porque es donde están los clientes y el money money. Por tanto, mi objetivo será siempre ir a por los emails.

La lista es lo único que tú controlas al 100% y puedes manejar a tu manera. Tú eres la jefa y por tanto, tú decides cómo la gestionas (para bien y para mal).

Con las redes sociales estás a merced de lo que decidan terceras personas.

Si cambian las normas o deciden cerrarte la cuenta te quedarás a 0 y, para colmo, no podrás hacer nada al respecto. No serías ni la primera ni la última a la que le pasa esto. 

Y no, no tiene porqué pasar ni hay que ponerse en el peor de los escenarios, pero si puede pasar, es bueno tenerlo presente. 

Fíjate en Facebook, la visibilidad de las publicaciones cada vez es más baja. Últimamente hay menos vida que en un cementerio… 

Si te digo la verdad, creo que con Instagram pasará lo mismo que con Facebook, para mí es crónica de una muerte anunciada porque las dos redes son del Sr. Zuckenberg y ya se sabe que la cabra tira al monte.

Volviendo al tema que nos ocupa, la red social del momento puede ser una, pero dentro de un tiempo puede aparecer otra y, por el motivo que sea, desbancarla. Tus seguidores pasarán página y, si no tienes un plan B, bye bye, adiós muy buenas, si te visto no me acuerdo…😱

3 tácticas que harán crecer tu lista de suscriptores

1. Crea un lead magnet y promociónalo como si no hubiera un mañana

Un lead magnet es un recurso gratuito que ofreces para convertir visitas en suscriptores. Ellos te dan sus datos y tú les regalas el recurso gratis. Es un incentivo y también tu carta de presentación.

Recuerda que debe solucionar, como mínimo, un problema específico o parte de él.

Si después tienes la intención de vender un curso, procura que las temáticas estén alineadas, es decir, si el curso es sobre cómo diseñar un blog, procura que el lead magnet no sea un ebook sobre cómo tocar el piano (por poner un ejemplo muy exagerado 😅).

Hay muchos tipos de lead magnet: ebook, guía de recursos, masterclass, desafíos, checklists, hojas de ruta, calendarios, planificadores, hojas de trabajo, imprimibles, test, tutoriales, informes, infografías, minicursos… Un sinfín de posibilidades. Escoge el tuyo en función de las necesidades de tu comunidad.

Aquí tienes un recopilatorio de mis recursos gratuitos. ¡Todos tuyos!

Y este es la niña de mis ojos, mi preferido, mi reto para que diseñes tu curso online en 5 días y te pongas manos a la obra con ese curso que hace tanto tiempo que tienes en mente.

2. Haz guest posts

O lo que es lo mismo, escribe en el blog de otra persona que tenga el mismo perfil de cliente ideal.

En este caso el beneficio es bidireccional. El anfitrión comparte contenido útil para su comunidad y tú aumentas tu visibilidad dándote a conocer en una comunidad que no es la tuya. 

Si no dejan que te promociones no vale la pena. Antes de enviar la solicitud, investiga su blog y busca colaboraciones y de qué forma se han promocionado los autores invitados. Si te encaja, ¡a por ello!

3. Publicidad en redes sociales

Esta opción era el paraíso, antes se podían hacer campañas de conversión desde 1€/día. Ahora con este presupuesto no te ve ni tu madre…😅 

La maravilla de esta táctica son las opciones de segmentación de públicos que te permitirán llegar a personas con intereses muy concretos y específicos. 

Ya hay un profesión nueva, el trafficker digital. Según Roberto Gamboa, un trafficker digital es el encargado de planificar, hacer seguimiento y optimizar las campañas publicitarias online para distintos tipos de proyectos.

 

Gracias por llegar hasta aquí. Espero que el artículo te haya ayudado a ordenar este tema. ¿Tienes dudas? ¿Quieres contarme tu situación o tu punto de vista? ¡Bien! Te espero en los comentarios.

¿Quién soy?

Soy Sònia Molinas, reinventada a los 40 y madre de Oriol y Anna. Ojocuidao, que reinventarse en una era ajena (la digital), sola y a estas alturas de la vida, no es moco de pavo.

Pero está claro que si yo he podido sin saber nada de nada del mundo online, cualquiera puede hacerlo. Todo lo que he aprendido y lo que aprenderé en un futuro, lo pongo a tu disposición para que tú también puedas reinventarte y ayudar a muchos clientes con tus cursos y programas online.

⭐ Amar mi trabajo hace que cada día me levante con una sonrisa ⭐

 

Entradas relacionadas