Si en algún momento te has planteado crear y vender cursos online, lo primero que hay que trabajar es la comunidad, para no empezar la casa por el tejado, es la comunidad o lista de suscriptores.

Procura mantenerla sana, activa e interesada en ti y en tu negocio. Es la madre de todos los huevos o todos los euros, según se mire.

¿De qué te sirve tener una superlista si tus emails se quedan siempre sin abrir? Podrás presumir de cantidad, pero no de calidad. Da igual si no tienes la lista más larga. Lo que de verdad importa es la calidad, no el tamaño.

Tampoco te servirá de nada tener muchos seguidores en las redes sociales si no consigues llegar a su bandeja de entrada. Una de las funciones de las redes sociales es llevar tráfico a tu web para conseguir que se suscriban.

Además, cada vez tenemos menos visibilidad, así que, por favor, que el objetivo sea la lista y no los likes.

¿Qué es una lista sana?

Una lista sana es aquella que tiene actividad y los suscriptores abren los emails y clican en los enlaces. Los porcentajes mínimos de apertura de una lista sana están en un 20% de aperturas y un 10% de clics.

Coge la información que te acabo de dar y ve corriendo a ver qué dice tu proveedor de email marketing. Si tus cifras son inferiores, tienes un problemilla (o un problemón depende de cómo sean los números).

3 consejos para cuidar tu lista de suscriptores

1. Escribe con regularidad

No vale decir que escribirás cada semana y después aparecer una vez al mes o cuando quieras promocionar algo. Piensa cuanto tiempo puedes dedicarle a tu calendario editorial y a partir de ahí, decide cada cuando escribirás.

Si puedes dedicar tiempo, escribe cada semana. Si vas más apretada, puedes escribir cada 15 días, incluso cada mes. Tú marcas la frecuencia. Es tu lista.

2. Trátalos con cariño

Detrás de cada email hay una persona que te está invitando al salón de su casa (virtualmente hablando, entiéndeme). Que alguien te responda un correo, es de agradecer así que mejor no tardes 3 días en contestar.

La cercanía no tiene por qué estar reñida con la profesionalidad. Que te muestres tal como eres no te hace menos profesional, te hace más humana. El ambiente en los mundos de internet suele ser frío e impersonal y la humanidad, a mi forma de verlo, es un plus no un defecto.

Mi comunidad está formada por personas, no son simples números. Me gusta tenerlas cerca, ser parte de su día a día y que ellas lo sean de la mío. Nos nutrimos mutuamente. La relación es bidireccional y me encanta.

3. Elimina a los inactivos.

Entra un momento en tu bandeja de entrada y dime cuantos emails tienes sin abrir. Un montón, ¿verdad? Son personas que en algún momento se cruzaron en tu camino, algo te llamó la atención y por eso te suscribiste.

Si a ti te pasa, a tus suscriptores también, así que lo mejor es hacer limpiezas periódicas y eliminar a las personas que no interaccionan con tus contenidos. En el fondo les haces un favor ya que tendrán la lista un pelín menos saturada gracias a ti.

Además,  la mayoría de ellos (por no decir todos) no se darán cuenta de que han dejado de recibir tus emails.

¿Cada cuándo es recomendable eliminar a los suscriptores inactivos?

Si escribes cada semana o cada mes, antes de enviar la newsletter, puedes eliminar a los que hace más de 3/6 meses que no interaccionan contigo. En este tiempo habrás escrito 12/24 artículos con sus correspondientes emails y, si ninguno de ellos les ha interesado, es que no encajan en el perfil de tu cliente ideal.

Si eres de Active Campaing, aquí tienes un minivídeo de Geni Ramos de la Consultoría Digital. Es fácil, claro y solo te robará 3,5 minutos de tu tiempo.

 

Y hasta aquí el artículo de hoy. Si te ha gustado, por favor deja un comentario y compártelo en tus redes sociales.¡Compartir es crecer!

¿Quién soy?

Soy Sònia Molinas, reinventada a los 40 y madre de Oriol y Anna. Ojocuidao, que reinventarse en una era ajena (la digital), sola y a estas alturas de la vida, no es moco de pavo.

Pero está claro que si yo he podido sin saber nada de nada del mundo online, cualquiera puede hacerlo. Todo lo que he aprendido y lo que aprenderé en un futuro, lo pongo a tu disposición para que tú también puedas reinventarte y ayudar a muchos clientes con tus cursos y programas online.

⭐ Amar mi trabajo hace que cada día me levante con una sonrisa ⭐