Seleccionar página

¿Conoces el refrán quién mucho abarca poco aprieta? ¿Y aprendiz de mucho, maestro de nada?

Sí, ¿verdad? También puedes aplicarlos a tu emprendimiento y a tu cliente ideal.

Si te diriges a un público muy amplio o sin definir, tu mensaje, al ser muy general, quedará diluido en la inmensidad de internet y no llegará a nadie.

Así de importante es tener bien definido y acotado a tu cliente ideal.

Este es el primer artículo de la serie de 3 que trata sobre cómo definir a tu cliente ideal, dónde encontrarlo y cómo conectar con él.

¿Empezamos?

¿Quién es tu cliente ideal?

Tu cliente ideal es aquél que contrata tus servicios o compra tus productos, acepta el precio sin rechistar, te recomienda porque está satisfecho y repite contigo siempre que lo necesita.

Además, tiene valores parecidos a los tuyos, entiende tu forma de comunicar y su contexto es parecido al tuyo (situación personal, profesional etc.). Se identifica contigo.

Enfócate en él y olvida al resto de clientes “no tan ideales”.

Define a tu cliente ideal en 4 pasos

 

Empieza con lo básico y ve afinando sobre la marcha.

Comenzarás suponiendo mucho y sabiendo poco. A medida que vayas conociendo a tu cliente ideal, sabrás más de él y te será más fácil será ajustar su perfil.

¿Estás preparada?

 

PASO 1. Define sus datos sociodemográficos:

 

→ sexo, edad y estado civil

→ número de hijos y edad

→ nivel de estudios

→ situación laboral

→ poder adquisitivo

 

PASO 2. Concreta su perfil psicológico:

 

→ ¿Cómo es?

→ ¿Qué lo define como persona?

→ ¿Cuáles son sus valores fundamentales?

 

 PASO 3. Investiga qué le angustia:

→ ¿Cuáles son sus miedos y frustraciones más importantes?

→ ¿Cómo le afectan a su vida o a su negocio?

→ ¿Qué problemas tiene relacionados con lo que tú ofreces?

 

PASO 4. Descubre qué desea

→ ¿Cuál es su mayor aspiración en la vida?

→ ¿Cómo se sentirá cuando consiga su mayor deseo?

→ ¿Qué necesita?

→ ¿Qué tienes tú para él?

Mónica es una mujer casada de entre 35 y 40 años. Tiene dos hijos, un niño de 5 años y una niña que acaba de cumplir 2.

 

Es coach personal experta en adolescentes. Le apasiona su trabajo, pero desde hace ya un tiempo se siente esclava de su pasión.

 

Trabaja muchas horas y tiene muy poco tiempo para sus hijos. Solo los disfruta el fin de semana y le sabe a poco. Se siente triste y frustrada porque, pese a haber conseguido lo que ella quería a nivel profesional, la llegada de sus hijos supuso un cambio de prioridades que no vio venir. Se siente vacía, su trabajo ya no la llena como antes. Sus hijos están creciendo y ella casi nunca está. Necesita un cambio.

 

Ha decidido que creará un curso online para ampliar sus fuentes de ingresos. Sabe que con la experiencia que tiene puede montar un curso potente. Pero no tiene ni idea de por dónde empezar. Tendrá que formarse.

 

Mónica anhela conciliar familia y trabajo. Ser autónoma e independiente, organizar su vida y su trabajo sin tener que depender de nadie.

 

Si lo consiguiera sería feliz con mayúsculas. Tendría la vida de sus sueños.

Cuanto más concretas y específicas sean las características de tu cliente ideal, mejor.

Al hablarle a un grupo de personas más reducido, te será mucho más fácil ponerte en su piel y entonces, conectarás con ellos.

Si has vivido una situación igual o parecida, podrás ayudarles desde tu propia experiencia y eso sí que no tiene precio.

Las personas compramos personas. Los conocimientos los puede tener cualquiera pero tu experiencia es única porque solo la has vivido tú. Eso te hace única.

Además, la especialización permite ofrecer soluciones muy concretas a problemas muy concretos.

Mónica responde a un perfil específico de mujer: madre con hijos pequeños, experta en coaching personal para adolescentes, que desea conciliar familia y trabajo.

Desde luego no te dirigirás de la misma forma a ella que a una mujer de 25 sin hijos (por poner un ejemplo).

¿Ves la diferencia?

 

3 ejemplos de micronichos

 

Bea Díaz es psicóloga especializada en autismo infantil. Se dirige a mamás de niños con TEA que acaban de ser diagnosticados o se encuentran en los primeros años de este trastorno.

Eva Puig de Proyecto Kora está especializada en la interrupción voluntaria del embarazo. Asesora y acompaña a mujeres que han pasado por este proceso y las ayuda a afrontar el proceso de duelo.

Paula Alcaide es psicóloga especializada en atender a mujeres lesbianas y bisexuales que buscan convertir en una fortaleza su orientación sexual y disfrutar libremente de sus relaciones con otras mujeres sin miedos, ansiedad, vergüenza o culpa.

Como ves, cada una de ellas se dirige a un tipo de persona que se encuentra en una situación muy, muy concreta, por lo que su forma de comunicar será diferente en cada caso.

Y hasta aquí el artículo de hoy. ¿Tienes claro a quién te diriges?

En el próximo post te hablaré sobre mi lugar preferido para localizar a tu cliente ideal y sobre qué debes hacer para no pasar desapercibida.

¿Qué te ha parecido? Gracias por haber llegado hasta aquí. ¡Nos leemos en los comentarios!

Pin It on Pinterest

Share This