Crear y vender cursos online es una buena manera de hacer llegar tus conocimientos y tu experiencia a más personas, a la vez que diversificas tus fuentes de ingresos.

Pinta bien, ¿verdad?

Pero el primer dolor de cabeza llega cuando te pones a pensar en el tema.

Y te agobias antes de empezar…

via GIPHY

Tienes razón y al mismo tiempo, no la tienes.

Sí, tienes razón, porque no se crea un curso online de la noche a la mañana ni por arte de magia. Hay trabajo. No te voy a engañar.

No, no tienes razón, porque si te organizas y trabajas dividiendo tareas y marcando objetivos asequibles, avanzarás casi sin darte cuenta. Como a mi me gusta decir: “sin prisa, pero sin pausa”.

En plan hormiguita. Enfocada y sin distraerte.

¿Empezamos?

Paso 1.  Investiga

Ponte en modo “rastreator”. Investiga los comentarios de los artículos de tu blog y en las redes sociales, los emails, los apuntes de las sesiones y los talleres… Busca en todas partes.

Pregúntate:

¿Sobre qué temas me preguntan más a menudo?

¿Qué dudas e inquietudes son las que más se repiten?

¿Qué posts han sido los más comentados en mi blog?

Apunta toda la información en una lista. 

Este paso te dará la idea del tema.

Paso 2. Pregunta

Lanza una pregunta relacionada con el tema detectado en el paso 1. Pasa una encuesta a tu comunidad con una pregunta abierta del tipo:

¿Qué te gustaría saber acerca de (_______)?

¿Qué dudas tienes acerca de (_______)?

¿Qué es lo que te impide hacer (________)?

¿Cuál es tu problema principal a la hora de (______)?

Compártela en tus redes sociales, grupos en los que esté tu cliente ideal etc…Cuanto más alcance tenga,  mejor. También puedes incluir el link de la encuesta en un post del blog.

Importante: no digas que tienes la intención de crear un curso, lo que quieres es descubrir. No adelantes acontecimientos.

Paso 3. Analiza

Aquí te toca analizar y distribuir la información que has recogido en los pasos 1 y 2.

Agrupa los datos por temáticas (=posibles cursos) y después, cada temática la divides en subtemáticas (= posibles módulos). Y así vas repartiendo la información.

Qué lío, ¿verdad? No te preocupes, aquí tienes un ejemplo muy simple para que veas a lo que me refiero.

Imagina que un coach de reinvención ha preguntado:

¿Qué es lo que te impide ahora mismo dejar tu trabajo y vivir de tu pasión?

Y le han respondido:

→ No tengo ni idea de en qué puedo ser buena.
→ No hay nada que se me dé bien.
→ No tengo valor suficiente para dejar mi trabajo.
→ Tengo miedo de que no funcione.
→ El trabajo que tengo ahora es lo máximo a lo que puedo aspirar en la vida.

El esquema del curso quedaría más o menos así (insisto en que es un ejemplo, y además muy, muy simple):

 

Para acotar el contenido, piensa si lo que tienes pensado incluir es imprescindible para conseguir lo que prometes con el curso . Si lo es, lo incluyes. Si no lo es, lo descartas. Y si es interesante, puedes añadirlo como extra o bonus.

Si ves que te queda demasiado extenso, plantéate convertir cada subtemática en un curso independiente. Quieres crear un curso, no un monstruo.

En esta etapa es útil hacer mapas mentales porque ayudan a organizar la información. El del ejemplo está hecho con XMind, rápido y fácil.

Si quieres conocer más herramientas como esta, pásate por el post de Rosa León en Mimoilus. Hay 3 (Popplet, Goconqr y MindMeister), cada una de ellas con sus correspondientes ventajas e inconvenientes.

Fin.

¿Te ha gustado? ¿ Falta o sobra algo? ¿Te ha quedado todo claro? Si tienes alguna duda, estaré encantada de ayudarte. Comenta, no te cortes.

Si te ha gustado el artículo, por favor deja un comentario y compártelo en tus redes sociales.¡Compartir es crecer!

¿Quién soy?

Soy Sònia Molinas y en mi blog comparto información relacionada con la creación y la venta de cursos online.
Si tienes pensado crear un curso y para ir entrando en materia, descarga mi guía “8 pasos para crear y vender un curso online que te permita tener más tiempo para ti y tu familia”. Toda tuya, ¡disfrútala!

Entradas relacionadas